Usted está aquí

Lunes, Noviembre 21, 2011 - 00:00

El Loris pigmeo (Nycticebus pygmaeus) es una pequeña especie de primate que reside en las selvas tropicales del sudeste asiático. Su dieta consiste en diversas frutas tropicales, insectos y pequeños roedores.

Como característica más llamativa, podemos señalar que es el único primate venenoso del planeta. Tiene unas glándulas en el antebrazo que segregan una toxina que utilizan como defensa ante sus posibles depredadores. Son capaces de untarse estas secreciones por el cuerpo o combinarlas con su saliva en la boca y gracias a sus dientes finos y muy afilados pueden realizar una mordedura venenosa.

La glándula de veneno del loris ha ido evolucionando como método de defensa contra el ataque de orangutanes, águilas o serpientes, sus enemigos naturales. En el caso de recibir una mordedura, la víctima presenta síntomas de envenenamiento como inflamación y dolor, llegando incluso a necrosarse la zona mordida.

El loris pigmeo es de hábitos nocturnos lo que le ayuda a permanecer invisible para sus depredadores durante el día. En Veneno, nuestros loris residen en una instalación con el ciclo de luz cambiado lo que permite poder observarlos con mayor actividad durante el horario de visitas.

Las hembras adquieren su madurez sexual al cumplir el año, mientras que los machos tardan alrededor de 20 meses, y son capaces de concebir dos crías cada año tras una gestación de 6 meses.

Durante un tiempo sospechamos que nuestra hembra estaba en estado de gestación, porque estaba más gordita de lo normal y su actividad ha disminuido, pero tras una ecografía descubrimos que no lo estaba y que tendremos que ponerla a dieta.

El loris pigmeo es una especie muy amenazada debido a  la destrucción de su hábitat y a la captura masiva para el comercio de mascotas y la medicina tradicional china.

En la exposición de veneno de Faunia reside una pareja de loris integradas en el Programa Europeo de Especies en Peligro (EEP) que pretende aunar esfuerzos de diversos parques zoológicos europeos en pro de la conservación de especies gravemente amenazadas.

Esta tierna pareja de primates de mirada inquietante te espera en nuestro Pabellón de Veneno.