Usted está aquí

Miércoles, Noviembre 26, 2014 - 00:00

Una nueva técnica, no invasiva para conservadores y veterinarios

La termografía infrarroja es una técnica de medida de temperatura sin contacto con el objeto que se mide a distancia.

Estas dos características fundamentales que hemos subrayado la hacen particularmente útil en las aplicaciones relacionadas con la naturaleza, pues podemos observar al animal mientras este hace sus tareas normales, sin molestarle ni interferir en su comportamiento. Esto nos permite extraer numerosas conclusiones hasta ahora ocultas, pues el infrarrojo es invisible al ojo humano, y aunque no es una técnica nueva (las primeras cámaras aparecieron en el mercado en los años 50), sí es cierto que es aún poco conocida en nuestro país.

En Faunia  estamos muy orgullosos de haber podido implantar un programa de estudio de nuestros animales e instalaciones mediante esta técnica.

Sergio Melgosa Revillas, termógrafo profesional en www.ebuilding.es lleva colaborando con nosotros varios años prestando tanto su instrumental como sus conocimientos al seguimiento y bienestar de nuestros ejemplares.

De sus observaciones hemos extraído ya numerosas conclusiones, y dada la belleza que tienen las imágenes obtenidas mediante esta técnica, queríamos compartir con todos vosotros algunas de ellas.

¿En qué consiste esto de la termografía infrarroja?, ¿cómo funciona?, ¿qué nos aporta?...

Pues sin entrar en muchos detalles técnicos, la cosa es sencilla:

Mediante equipos especiales (cámaras termográficas, Figura 1) sensibles a la banda infrarroja del espectro electromágnético (Figura 2), captamos la radiación infrarroja que los cuerpos emiten, pues todos los cuerpos emiten calor, hasta el hielo. Esta radiación infrarroja es traducida en la cámara en un código de colores de temperaturas, haciéndonos literalmente“ver el calor” y obtener una imagen térmica del cuerpo que nos interesa.

figura una camaras

niveles

La banda del infrarrojo se sitúa justo encima del espectro visible, al cual nuestros ojos son sensibles y somos capaces de ver.

La información que nos transmite el visible la conocemos, ya que desde pequeños comenzamos este rápido e innato proceso de aprendizaje para interpretar nuestro mundo de colores y la vista es uno de nuestros sentidos más desarrollados.

En los próximos meses iremos presentándoos varias de estas fotografías y vídeos con nuestras conclusiones esperando que sean tan interesantes, emocionantes y estimulantes como nos lo han parecido a nosotros, ¡muy atentos!

 

Sergio Melgosa Revillas
Termógrafo profesional en www.ebuilding.es