Usted está aquí

  • Bodas en Madrid. Bodas originales en Faunia
Jueves, Noviembre 4, 2010 - 00:00

Elena celebró su boda en Faunia en el año 2005. Han pasado 5 años pero el día más feliz de su vida fue inolvidable y, por eso, lo quiere compartir con nosotros. ¡Cuánto amor!

Boda Elena en Faunia, MadridFue el 9 de abril de 2005 por la tarde. A nosotros nos gustan mucho los animales y la naturaleza (yo soy auxiliar veterinaria). No sabíamos que en Faunia te pudieras casar. En internet busqué lugares para celebrar bodas en Madrid y me salió Faunia, así que ya no tuve que mirar en otros sitios. Les envié un correo y al ratito me habían enviado toda la información con fotos y los menús. Llamé y concertamos una cita.

Desde el primer momento la atención con nosotros fue estupenda. Llegamos y nos enseñaron los dos lugares que tenían, pero teníamos claro que queríamos el Ecosistema Polar y lo reservamos con apenas cuatro meses de antelación. Ese día estaban preparando una boda y así nos hicimos una idea de cómo quedaría todo.

Poco tiempo después  volvimos a ir para la prueba de los menús de boda ¡Dios mío, qué rico estaba todo! Nos costó decidir un poco pero al final fue fácil y la tarta ¡de lujo total! También ultimamos algunos detalles como los colores de los manteles y cosas así y luego nos dejaron quedarnos a dar una vuelta por el parque y comprar regalos para los niños que venían a la boda.

Y llegó el día. Era por la tarde y desde que llegamos se volcaron en nosotros, nos dejaron entrar en un minibús porque venía gente muy mayor y así no caminaban mucho. Mientras nosotros nos hacíamos las fotos, los invitados pudieron visitar el parque, cosa que agradecieron porque mucha gente venía de lejos y no lo conocían y además porque hacía un frio horroroso. La gente nos felicitaba por todas partes y nos pudimos hacer fotos en todos los sitios sin problema.

Luego pasamos al salón de bodas para el cóctel de bienvenida. Era muy gracioso ver la cara Ecosistema de los Polos para bodas de Fauniade los invitados viendo dónde estaban, rodeados de pingüinos y peces. Tras el cóctel subimos a cenar y el trato fue inmejorable, más aun si cabe. Los camareros, pendientes de todo en todo momento mientras abajo preparaban todo para la "fiestuqui”: barra libre y tres horas de baile con la música que nosotros elegimos. La gente aún me dice que fue la boda más divertida a la que han ido.

La verdad es que fue un día maravilloso lleno de anécdotas y buenos ratos, con Christmas incluido en las siguientes Navidades que todavía recordamos con cariño. De hecho les pongo el video a mis hijas cada dos por tres y les encanta. De nuevo quiero agradecer enormemente a todos los que lo hicieron posible y animar desde aquí a la gente para que se case en Faunia, pues si es un día de por si inolvidable, aquí lo es más.

Muchas gracias por compartir tu historia, Elena. Nos alegramos de que hayas disfrutado. Faunia es, sin lugar a dudas, un sitio ideal para celebrar bodas orginales en Madrid.